Reflexión del Día del Trabajo

Estimada Comunidad Escolar: Herman@s en Cristo Jesús, todos trabajadores o trabajadoras. Un fraternal saludo, en este Tiempo Pascual en que nos regocijamos por el triunfo de Jesús sobre el pecado, sobre la muerte, y nos preparamos para recibir al Espíritu Santo, quien nos animará en el desarrollo de nuestro trabajo y actividades de cada día.

Cada 1° de Mayo, el mundo entero, y también nuestro país, celebran el Día Internacional del Trabajo. ¿Por qué se celebra a nivel mundial esta acción humana? Trabajar es algo que realizamos durante gran parte de nuestra vida. Trabajando aprendemos a ser responsables y a valorar el tiempo de vida que Dios nos da, y colaboramos con Él en la construcción de un mundo más humano, más fraterno, más parecido al Reino de Dios que el Señor Jesús nos anunció. También, a través del trabajo, conocemos a personas que con el tiempo pasan a formar parte de nuestras amistades. Dios bendice el trabajo, y al trabajador, que a diario da lo mejor de sí por cumplir con la labor con la que se ha comprometido.

El trabajo es una acción que no fue inventado por el ser humano; ya que el primer trabajador fue Dios al crear el universo, la Tierra, los mares, los peces, las plantas, los animales y al ser humano. Esto lo podemos leer en el Libro del Génesis, Capítulo 1, Versículos 1 al 31. Dios trabajó seis días y el séptimo día lo descansó. Génesis 2, 1-3.

Finalmente entrega al ser humano la misión de continuar con la creación, “Dios el Señor tomó al hombre y lo puso en el huerto de Edén, para que lo cultivara y lo cuidara” Génesis 2,15, y que con su trabajo se ganará el pan de cada día: “Con el sudor de tu frente comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra…” Génesis 3, 19..

En la plenitud de los tiempos, cuando Jesús vino al mundo, trabajó junto a San José, su padre adoptivo, como Carpintero, bendiciendo el trabajo humano al trabajar con sus manos.

Desde los principios de la humanidad, el trabajo no es solamente un deber, es un derecho que Dios nos da y que nadie nos puede quitar. Para algunos el trabajo es duro, pero para otros es una fuente de alegría. Esto va a depender de cómo se haga. Se puede realizar el trabajo maldiciendo la mala suerte de tener que trabajar, y por lo contrario, se puede realizar alabando a Dios, y dándole gracias por permitirnos colaborar en la continuación de su creación.

A través del trabajo de cada día el ser humano se va desarrollando y va aprovechando sus capacidades, sus talentos, para el servicio hacia sus hermanos. Para nosotros los cristianos, el trabajo es el camino que Dios nos traza para que lleguemos a la santidad. La Iglesia nos enseña que los seres humanos, hombres y mujeres, con su trabajo desarrollan la obra del Creador, sirven al bien de sus hermanos, y contribuyen de un modo personal a que se cumplan los designios de Dios.

El poeta Máximo González recomendaba: “Trabaja, trabaja…, que el trabajo da pan y oro, que el trabajo hace el cuerpo de roca y hace el alma de luz y cristal”.

Cantos:

1.- https://youtu.be/SZn3_0nxnVU
2.- https://youtu.be/pC9a7e6W6m8

A tod@s l@s trabajadoras y trabajadores de la Comunidad Educativa, para los que trabajan con las manos, para los que trabajan con la cabeza, para los que ponen el cuerpo y el alma, y para los que sueñan con construir un mundo mejor, les saludamos afectuosamente en el Día del Trabajador, les invitamos a regocijarse y crecer cristianamente a través de la entrega al trabajo de cada día, tomados y bendecidos de la mano de Jesús, nuestro Señor y Salvador, sintiéndose colaboradores de Dios en la construcción diaria de nuestro mundo.

¡¡ Feliz Día del Trabajo !!

Equipo Pastoral Escolar
Esc. San Sebastián

Padre Las Casas, Mayo 2021.-